Francisca López de Soler

Francisca and her daughter visiting the food pantry

“La despensa de alimentos de El Buen Samaritano nos abrió muchas puertas a mí y a mi familia,” dijo Francisca en su última visita a la Despensa de Alimentos de El Buen. “Nos cayó del cielo.”

En febrero, Francisca entró por primera vez por las puertas de El Buen a inscribirse a lo que ella denomina un programa que fue como “caído del cielo.” “La comida es muy saludable,” comentó. “He sido parte de otros programas en los que la comida no era igual de saludable. En verdad estoy muy agradecida.” La despensa de El Buen Samaritano no sólo proporcionó alimentos frescos y saludables para la familia de Francisca, sino también alimentos nutritivos y pañales para su bebé recién nacida Melanie –algo que ella describió ser único de nuestro programa.

Con una recién nacida, un marido que enviaba dinero a Honduras para mantener a sus hijos, y sin trabajo debido al cuidado de su hija, Francisca buscó la manera de seguir adelante a través de programas que ayudan a personas en situaciones similares. Con el tiempo, las cosas finalmente comenzaron a mejorar cuando una amiga de Francisca la introdujo a: La Despensa de Alimentos de El Buen Samaritano.

Durante los seis meses que recibió ayuda de nuestra despensa, Francisca encontró motivación en muchas personas que conoció en El Buen. Al igual que su sobrina quien está a punto de terminar sus clases de inglés (ESL), Francisca también planea continuar con su educación en El Buen. Está muy motivada a utilizar más de nuestros servicios que seguirán ayudándola a ella y a su familia entera a vivir una vida sana y productiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *